ulterior-tinto-velasco

ULTERIOR TINTO VELASCO PARCELA 10

Categoría:
Compartir
Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on PinterestShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Descripción del producto

Compartir
Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on PinterestShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Vinos de futuro recuperando una historia olvidada de la viticultura de Castilla La Mancha

Su fragilidad probablemente fuera el detonante para el abandono en el viñedo, sin embargo un buen trabajo en el viñedo, el clima cálido con exposición de los racimos y su maduración tardía hace que los vinos que ofrece sean generosos en tanino y acidez.

La acidez es una virtud y el tanino se trabaja con una crianza parcial minoritaria en barrica de roble francés de 600 litros y otra parte en tinaja de barro de 300 arrobas (5000 litros) durante 12 meses.

Variedad: TINTO VELASCO, no hay otras sinonimias conocidas para esta variedad

Finca: El Romeral

Parcela: 10

Consumo: de 12 a 14 grados

Guarda: El tiempo que Verum guarda el vino e su cueva hasta la salida al mercado permite redondear el vino y disfrutar desde el primer día que lo encuentres en el mercado. A partir de ahí, por su acidez y estructura puede mostrarse en plenitud hasta pasados 8 años de su cosecha. No hay muchos vinos de los que tomar referencia de su evolución, por lo que veremos lo que el tiempo nos depara más allá de los 10 años.

Nota de cata: Rojo cereza con ribete picota y capa media. En nariz es un vino poco común, de entrada nos recuerda de forma inequívoca los aromas primarios de la uva en el momento de la recolección, esos mostos en contacto con el hollejo. También hay un sutil recuerdo floral a violetas, algo de cacao puro y una marcada sensación balsámica, pero sobre todo ese recuerdo a fruta en su momento óptimo de maduración. Si en nariz destaca el recuerdo a fruta roja, en boca lo es de fruta negra sobre todo a moras.  El tanino aparece sólo para dar carácter y presencia en boca. La acidez acompaña el trago y le aporta persistencia para recordar la fruta negra y los recuerdos florales.

Maridaje: Busca platos que no potencien el amargor, una crema de perdiz, patés, quesos azules y por supuesto quesos manchegos curados. Las chuletillas de cordero lechal, si es manchego mejor, también vale el cordero y cochinillo al horno. Un vino para disfrutar comiendo y comer disfrutando.