LAS LÁGRIMAS DE LA VID ANUNCIAN LOS NUEVOS VINOS.

Comments (0) Actualidad, Blog

_mg_1051_12643409964_o_001
Compartir
Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on PinterestShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

El lloro de la viña es el inicio de un nuevo ciclo vegetativo en la vid, es la primera señal, primer anuncio de una nueva cosecha, una prueba de vida tras el reposo invernal.

Al terminar la vendimia la viña comienza un periodo de letargo, se paraliza la actividad según van bajando las temperaturas. En este periodo se realizan las labores de poda que prepararán a la cepa para una nueva cosecha.

cuando se supera la media de 10ºC se activa la respiración celular en las raíces

Según avanza la primavera y van subiendo las temperaturas comienza un nuevo ciclo. No hay fecha exacta, la tierra va subiendo paulatinamente la temperatura media y cuando supera los 10ºC se activa la respiración celular en las raíces. Comienza a absorber agua y a movilizar las reservas de la planta por lo que la savia comienza a circular y sale por las heridas, los cortes provocados por la poda.

Hay que tener en cuenta que, independientemente de la variedad plantada el lloro comenzará de una forma homogénea, luego el proceso de brotación dependerá del ciclo vegetativo de cada variedad, por lo que en nuestros viñedos, la variedad Airén no ha brotado cuando otras variedades como la Gewürztráminer, Tempranillo o Chardonnay ya muestran las primeras hojas.

¿Cuánto llora, que cantidad de agua expulsa la cepa en este proceso? Va a depender de las reservas de la propia cepa y del agua acumulada en el subsuelo por las lluvias. Puede llegar hasta los cinco litros, aunque no es lo habitual. Tampoco es habitual pero nos cuenta Felipe, nuestro técnico de campo que un año de extrema sequía hubo unas parcelas en las que la cepa no lloró.

Cada cepa puede “llorar” hasta cinco litros

¿Cuándo cesan los lloros? El lloro es el paso previo a la brotación. Los cortes de la poda se van recubriendo por unas sustancias gomosas y por las sales disueltas al evaporarse las gotas de agua, de este modo se obturan, digamos que cicatrizan los vasos leñosos.

Junto con el lloro, podremos ver los primeros brotes de los que saldrán los nuevos sarmientos, el comienzo de un nuevo vino.

  • img_3275_13955613935_o_001
    img_3275_13955613935_o_001
  • img_3341_13932799131_o_001
    img_3341_13932799131_o_001
  • _mg_1050_12643396044_o_001
    _mg_1050_12643396044_o_001
  • _mg_1051_12643409964_o_001
    _mg_1051_12643409964_o_001
  • img_3318_13932869106_o_001
    img_3318_13932869106_o_001

Comments are closed.