Club Verum entrevista a Pedro Ballesteros, único Master Of Wine español

Comments (0) Actualidad, Blog

pedro ballesteros mw
Compartir
Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on PinterestShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Pedro Ballesteros MW, así lo encontraremos cuando hablemos entorno al vino, si bien, su actividad principal como nos contaba, no es el vino. Pedro es un alto funcionario de la Unión Europea, ni siquiera lo es de agricultura… está en la Dirección General de Transporte y Energía, de la Comisión Europea.

Probablemente sea el único Master of Wine (poco más de 300 en todo el mundo) que no se dedica en exclusividad al vino en cualquiera de sus facetas. Ingeniero Agrónomo de carrera, máster en Enología y Viticultura, diplomado en la Weinakademiker de Geisenheim (Alemania)… muchos estudios orientados al vino que culminan con la obtención (aprobando rigurosos exámenes y pruebas sensoriales) del título Master of Wine.

En la entrevista nos irá desvelando más datos sobre él y sobre todo, sobre su forma de entender el vino, aunque debemos quedarnos con algo clave: Cómo acercarse al vino (una de sus pasiones) a través de la experiencia y el conocimiento. Estudiar para aprender, para saber y para disfrutar, aun no siendo el vino su “modus vivendi”.

Os dejamos con la entrevista que ha concedido a CLUB VERUM:

Club Verum. Pienso que cuando alguien consigue el título de Master of Wine, ha cumplido sus expectativas y todas las puertas abiertas en el sector, pero en tu caso, el vino no es tu modus vivendi, ¿a qué te dedicas profesionalmente?

Pedro Ballesteros MV. Cierto, el vino no es mi modus vivendi. En realidad me gasto en vino una buena parte de mi salario como funcionario europeo. Me dedico a las relaciones internacionales.

  1. En nuestra sociedad, todo está etiquetado, tal vez en exceso buscando diferenciación entre unos y otros. En el vino, también existen muchas etiquetas. ¿Qué opinas cuando se habla de vinos en los siguientes términos: Corte moderno, clásicos, autor, terroir, de altura…?

PBMW. Bueno y malo, corpulento y magro, dulce y seco, ardiente y pastoso, original o vulgar, afrutado o con aromas de madera, ácido o efervescente, son adjetivos de contenido objetivo. Las etiquetas son adjetivos de significación subjetiva. Como tales son válidas en tanto en cuanto la persona que te escucha sepa lo que quieres decir (en caso que quieras decir algo, claro). Cualquiera de los adjetivos que mencionas en la pregunta no quiere decir absolutamente nada para una persona que no se dedique a leer revistas y blogs de vino, con lo que tienen un valor muy reducido. Sin embargo, hablar de vinos sedosos, sabrosos, potentes, frescos, largos, y tantas otras cosas son etiquetas cuyo significado subjetivo entiende todo el mundo.

Además, la mayor parte de esas etiquetas se corresponden con visiones muy estrechas y de corto alcance de la realidad, y en ocasiones esconden nombres mucho más claros que cantan la realidad del vino. Frecuentemente, por corte moderno se entiende vinos de vinificación reductora y aromatización en barrica (porque para eso se usa la barrica en esos vinos, para aromatizarlos). Por clásico el vino oxidado tras larga permanencia en barrica usada, lo que, mirando los libros de historia, debería llamarse vino del período desarrollista bajo el régimen franquista, pero no clásico. Además, en España lo verdaderamente clásico era pagar una miseria por el vino. Lo de vinos de autor es un argumento comercial que quiere decir ‘el vino más caro que produzco’, y lo de vino de terroir a secas es el argumento contrario al terroir, que se construye sobre la diversidad y la exclusividad. Pero, insisto, si se usan esos términos entre gente que los entienda correctamente, no tengo nada que criticar.

  1. La riqueza vitícola en España es muy grande. Variedades autóctonas, antaño denostadas que hoy abanderan el cambio y la tipicidad de los vinos patrios. ¿Tienes alguna preferencia en éstas variedades?

PBMW. Tras decenios de uniformización burocrática, que impuso la tempranillo y las variedades francesas en cualquier lugar, España ha descubierto al salir por necesidad a los mercados internacionales que es necesario vender con calidad y con identidad. Una buena parte de la identidad (pero ni mucho menos todo, que conste!) te la da el uso de variedades bien adaptadas a tu territorio.

El territorio español es, por encima de todo, diverso. Y como tal lo que amo cada vez más de los vinos españoles es su diversidad creciente.

Siempre digo que el amante del vino se diferencia del amante de cualquier otra bebida porque es curioso e infiel. Curioso en experimentar vinos nuevos, nuevas combinaciones, e infiel porque no es capaz de beber un solo tipo de vino, necesita cambiar.  Lo que me hace decir, por favor, que se sigan redescubriendo nuevas variedades y terruños, y que los que hacen vinos naturales, naranja, biodinámicos y lo que sea se multipliquen!

  1. En Bodegas Verum, trabajamos para mostrar de forma fiel la tipicidad varietal y en el caso de las variedades autóctonas, la marca del terruño ¿Qué opinas de la variedad Airén y el trabajo que estamos haciendo con nuestro Pie Franco?

PBMW.  La primera vez que lo probé fue en Megavino, la feria anual de consumidores en Bruselas, y me dejó una opinión positiva por su limpieza y frescura, no mucho más en un ambiente ruidoso y agitado como el de las ferias. Pero después lo he probado otras dos o tres veces, en situaciones más apropiadas, y me ha convencido. Nunca pude imaginar que de la denostada airén se pudiera obtener algo tan puro, con ese final persistente pero muy delicada que invita a repetir. Enhorabuena, porque se necesita mucho amor a la tierra y confianza en sí mismo para obtener estos vinos.  Hay un elemento adicional de ciencia y tecnología. No creo que hace 15 años fuerais capaces de sacar una airén de la calidad del Pie Franco (y tampoco había mercado para ello), pero la gente del sector del vino español están ahora muy preparados para explotar su propia naturaleza idiosincrática.

 

  1. Viendo tu currículo, el estudio-titulación tiene un peso importante, también la experiencia. ¿Qué consideras –si así lo crees- que tiene más peso en la vida de un profesional? ¿El estudio o la experiencia? (entendiendo que en ambos casos es importante)

PBMW.  Justo, la experiencia sin estudio tiene un potencial de aprovechamiento y de innovación bastante limitado, y el estudio sin experiencia es diletantismo. Pero mucho más que estudio y experiencia, valoro lo que no sale en los currículos, el divertirse con lo que se hace. Es increíble lo que se aprende cuando se trabaja y se estudia con alegría.  El carácter de la persona hace mucho para su dimensión profesional.

  1. Una frase que me gusta mucho es… QUIEN LEE MUCHO Y VIAJA MUCHO, VE MUCHO Y SABE MUCHO.
  2. ¿Te queda alguna región vitícola en el mundo por visitar? ¿Cuál te ha sorprendido más?

PBMW.  Me queda tanto por visitar, tantísimo. Así de repente me vienen a la cabeza países enteros como Nueva Zelanda o Moldavia, regiones enormes como Oregón, Baja California o Mendoza, sitios interesantísimos como Finger Lakes, Tokaji, Cotnari, la Bekaa…….

En lo de sorprender, la diversidad es lo mejor. Pocos sitios en el mundo superan la belleza de los viñedos del Sil, de la Mosela en Alemania o de Wachau.  Pero la emoción de visitar un viñedo histórico como Romanée Conti, o el Nacional de Noval, o los grandes viñedos viejos de Victoria en Australia es algo único. Pero las islas ganan a todos en capacidad de sorpresa: Tenerife, Hierro, Lanzarote, Santorini, Madeira, Cerdeña, Lipari, Fogo, Kefalonia y tantas otras acunan los viñedos más originales.

  1. Nos gustaría tu consejo sobre un libro o publicación dedicada al vino.

PBMW.  Como tratado de enología, el de Pepe Hidalgo, al que le debo una buena parte de mi Master of Wine. Como libro de base para comprender el vino en el mundo, el Oxford Companion de Jancis Robinson MW. El World Atlas of Wine de Hugh Johnson me parece indispensable. Y el mejor libro para entender el vino como bebida, Le Goût du Vin, del maestro Emile Peynaud.

  1. En la actualidad, bien por la política comunitaria al respecto de los planes de reestructuración, bien por la globalización u otras cuestiones en las que no entraremos, encontramos cualquier variedad en cualquier parte del globo… y de España. Lo último es la incorporación de la variedad Albariño a las permitidas para el cultivo en Castilla la Mancha. ¿Qué opinas de éstos aspectos? ¿se pierde la tipicidad varietal?

PBMW.  No hay un solo mercado del vino, sino muchos. La mayor parte de los consumidores compran en función del precio. Para mantenerse en ese mercado, los productores deben ofrecerles un producto de relación calidad/precio estupenda. En ese contexto, es de sentido común cultivar variedades internacionales en régimen intensivo con regadío y altos rendimientos. Sería poco inteligente pretender vender origen o terruño a los precios más bajos. Desde mi punto de vista, los productores debieran tener toda la libertad para plantar lo que les convenga comercialmente. Me parece un enfoque más sano que prostituir el concepto original de las denominaciones de origen cantando excelencias de terruños que nadie aprecia y de bagajes históricos bastante fantásticos para luego plantar variedades ‘mejorantes’ (como se llamó a las variedades francesas en su día), o variedades que se venden bien por su nombre, como verdejo y albariño.

También hay que ser valiente en reconocer que el Pie Franco de Verum es un caso excepcional de airén. La neutralidad aromática de esta uva impide cualquier acceso a los mercados por encima del básico, el de precios, que es el mercado varietal, que demanda vinos con una cierta personalidad aromática. Pero para ese viaje no hacen falta las pesadas alforjas de la denominación de origen, insisto. Que se plante lo que sea en La Mancha, que hay que mantener ese campo ocupado, pero que no se dictamine con decretos absurdos. La innovación y el éxito aparecen cuando hay libertad.

  1. A la hora de elegir un vino para ti… ¿Priorizas entre un vino ecológico-biodinámico-orgánico o estos aspectos no son determinantes?

PBMW.  Apoyo con mucho cariño las filosofías y prácticas que respetan los ciclos naturales y la tierra en general. Me importa bastante poco que el vino no sepa mejor que uno convencional, porque eso quiere decir que yo no soy capaz de apreciar la diferencia, no que el vino no sea mejor. Y pienso que esto que digo vale para todos los catadores, seres humanos de una capacidad perceptiva bastante limitada. Pájaros, jabalíes y abejas, con sistemas sensoriales más refinados que los del ser humano, tienden a comerse las uvas biológicas mucho antes que las tratadas con productos de síntesis. En esos catadores confío.

Además, en las prácticas biodinámicas y biológicas solo veo sentido común y mucho amor, no entiendo por qué hay que despreciarlas.

  1. Conoces los aguardientes de uva Verum. Estamos hablando de un destilado Premium que se elabora con la mejor materia prima. ¿Prefieres consumirlo solo o mezclado?

PBMW.  Solo, sin duda. Y si lo mezclo, con agua cristalina.

 

  1. En España el consumo del brandy-coñac-armañac se ha reducido a mínimos. ¿qué visión hay en el mundo sobre estos destilados? (independientemente de su origen) ¿crees que aumentará su consumo a corto plazo?

PBMW.  Los chinos copan el 80% del mercado del brandy en el mundo, mientras que los rapperos de New York popularizan los cognacs más caros. India consume más whisky que el resto del mundo junto. En España, parece que la pasión nacional es el gin-tonic, mejor cuanto más esperpénticamente servido. Bueno, son modas que cambian.

pedro ballesteros mw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *